“PESCA EN LOS FLATS DEL PARAISO PARTE I”

INTRODUCCION

Los Roques es uno de los lugares más privilegiados del planeta que nos ofrece un paraíso de aguas cristalinas, y nos invita a ponernos en contacto con la naturaleza y a explorar la inmensidad de su ambiente acuático.

Desde el aire, podremos disfrutar de las distintas tonalidades de sus aguas, las que contrastan con la arena blanca de las playas y con los distintos matices de verdes de los manglares.

La Pesca

Los Roques es uno de los mejor lugares del mundo para la pesca del Bonefish, debido a la calidad y cantidad de esta especie y a la diversidad de ambientes en donde los podemos encontrar. Sin embargo, podemos disfrutar de otros peces como Tarpon, Jacks, Permit, entre otros, que abordaremos en la segunda parte de esta nota.

BONEFISH

Encontramos distintos ámbitos en donde poder pescar Bonefish. Si uno quiere sacarse las ganas de pescar y la ansiedad inicial, debe indicarle al guía que encuentre una “Mancha”. Así le llaman los locales a un determinado espacio de agua cargado de sedimentos de arena, eso que puede parecer algo normal en cualquier curso de agua, en las híper cristalinas de este lugar, es una curiosidad, porque forma, literalmente una mancha. Esto sucede cuando un cardumen grande de Bonefish se encuentra en un lugar semi profundo comiendo todos juntos al mismo tiempo, y al escarbar el fondo en busca de alimento levantan arena generando estas manchas. Obviamente que la pesca allí es muy fácil porque encontramos a cientos de peces alimentándose, por lo que solo hace falta colocar la mosca en el fondo, hacer un par de tirones y pique casi asegurado.

Una tarde mientras navegábamos hacia unas lagunas en busca de pequeños Tarpons nos cruzamos con una “mancha”, detuvimos el motor con la intención de hacer solo algunos lanzamientos ya que no queríamos perder tiempo; saqué unos metros de línea de mi reel e hice un cast al medio del cardumen, dejé que mi mosca tocara fondo y comencé hacer pequeños strips hasta sentir el pique al instante, transcurrió la pelea habitual y cuando venía arrimando el pez a la embarcación, en una fracción de segundo vimos como una sombra arremetió violentamente contra el Bonefish llevándoselo con mi mosca y línea a cuestas hacia las profundidades, por un segundo pensé que tenía prendido a ambos peces, pero rápidamente dejé de sentir tensión en mi línea. Al comenzar a recuperar, observé que venía prendida de mi mosca solo la cabeza del Bonefish; no podíamos entender lo que había pasado. Mientras reaccionábamos salió nuevamente esa “sombra” inmensa y con un salto tomó con toda su furia la cabeza de su presa y termino llevándose todo. Allí fue cuando pudimos ver que se trataba de una Barracuda inmensa. Realmente fue una escena más ligada a una película de tiburón que a una de pesca, increíble!

Otra opción de pesca son las “playas”. De hecho este archipiélago está repleto de inmensas playas de arena blanca, en donde la profundidad de sus aguas no supera los 2 metros. Allí la pesca es más activa ya que a estos ámbitos los pescamos desde la costa y el principal factor para tener éxito es poder ubicar a los peces. Existen 2 posibilidades; verlos nadar o de lo contrario detectarlos por la presencia de Pelícanos y Gaviotines que se alimentan de los mismos peces que los Bonefish; así cuando encontremos a una gran concentración de estas aves en un lugar nos da la pauta de que hay cardúmenes de “camiguanas” como llaman a estos pequeños peces, por ende allí también están los Bonefish para alimentarse.

De hecho mi primer enfrentamiento con uno de estos peces fue justo en la playa del Gran Roque; hacía pocas horas que habíamos arribado a la isla y solo pensábamos en pescar; armamos nuestras cañas y comenzamos a lanzar justo donde veíamos a un grupo de Pelícanos comiendo. Si no recuerdo mal fue en mi tercer lanzamiento en donde sentí un pique tremendamente violento que casi saca la caña de mis manos, seguido por una veloz corrida que en ningún momento me permitió tener algún dominio sobre la situación, lamentablemente la escena duró muy poco ya que nunca logré clavar firmemente a ese primer Bonefish. Jamás olvidaré ese primer encuentro, cargado de sensaciones, emociones; solo tomé mi caña, me senté en la arena y mientras la escena y la violencia de la pelea pasaban por mi cabeza intentaba pensar en los errores cometidos.

Finalmente podemos intentar pescar a los “Ratones” en los famosos “flats”. Estos son ámbitos de aguas bajas con fondos de coral, arena y pasto de tortuga, en donde los Bone ingresan a alimentarse generalmente en cardúmenes de 5 a 10 peces. Sin duda esta es la opción más exigente e intensa para pescarlos, ya que al ser aguas muy bajas y fondos claros, los peces se tornan muy asustadizos por lo que generalmente tenemos solo una oportunidad para engañarlos y es indispensable verlos para poder pescarlos. Existen dos posibilidades para ubicar a estos peces; la primera es observarlos en actitud de cacería recorriendo el flat en busca de cangrejos, camarones y demás crustáceos. En esa circunstancia debemos seguir el recorrido del pez intentando intuir en qué dirección seguirán comiendo y efectuar un lanzamiento a unos 2 metros adelante de su línea de comida, dejar profundizar la mosca y en el instante en que se acercan comenzar a hacer strips rápidos y cortos; si alguno del cardumen se interesa en nuestra mosca saldrá velozmente a atacarla, de lo contrario si no lanzamos de forma prolija y fuimos demasiado torpes en nuestros movimientos, todos los peces desaparecerán en solo segundos.

La segunda opción y sin duda la mas exigente es el famoso y ansiado “Tailing”; aquí lo que intentamos buscar son las colas de los Bonefish fuera del agua, lo que nos indica que están escarbando el fondo para alimentarse; aquí debemos acercarnos sin que el pez detecte nuestra presencia y efectuar un lanzamiento justo al lado de la cola del pez y en la dirección donde se encuentra su cabeza, dejar profundizar la mosca y esperar a que el “Ratón” la tome. Parece fácil, pero la realidad dista mucho de serlo. Es todo un desafío, primero identificar a los Bonefish “coleando”, luego ser cautos a la hora del approach y finalmente lograr que nuestra mosca quede depositada al lado del “Ratón”, sin haber alertado a los peces de nuestra presencia.

Pero sin duda que esa es la forma en la que todo pescador desea y sueña pescar un Bone, cuando todo sale bien, y solo el ruido del reel nos avisa que hicimos las cosas de manera correcta, recién ahí es cuando dejamos de escuchar solo nuestra respiración y empezamos a percibir el viento, el ruido de las aves y todas las sensaciones que se paralizan cuando se recorre un flat en absoluto silencio.

Para esta pesca lo aconsejable es optar por una caña para mar #8 o #9 en los momentos de mucho viento, sin embargo, poder pescar un torpedo de estos con una caña #7 en un día calmo es toda una experiencia.

En cuanto al reel, es indispensable que posea un muy buen freno y en lo posible que sea “Large Arbor” para tener mayor velocidad en la recuperación. Cargado con 200 metros de backing de 20 libras. Las líneas a utilizar deben poseer cobertura para climas tropicales, de lo contrario ante las altas temperaturas se torna muy engorroso poder lanzar, en un 80% utilizamos líneas de flote, pero es importante llevar alguna línea de hundimiento intermedio, de ser posible transparente. En materia de leaders es muy importante que sean “Saltwater” ya que poseen mayor resistencia a los roces con los corales, en medidas de 9 pies y 12 pies, adicionando en muchos casos medio metro de tippet. Para las “Manchas” y “Playas” utilizamos leaders de 15 lbs; pero cuando pescamos un “Flat” es necesario afinar todo al máximo, por lo que recomendamos utilizar leaders de 10lbs y de 12lbs.

Las moscas mas efectivas para los Bonefish son: Clouser Minnow, Crazy Charlie, Gotchas, Bonefish bitter, Mantis shrimp, Cangrejos lastrados en marrón claro, verde y ocre, “Gummy Minnows”. Estas moscas han evolucionado, pudiéndolas realizar con materiales sintéticos suaves logrando así mayor movilidad.

A modo de comentario final sobre la pesca de Bonefish solo puedo decirles que es muy intensa, apasionante, por momentos difícil y técnica y por otros parece más simple de lo que pensamos. Pero si hay algo que lo distingue del resto de los peces es su velocidad y su fuerza. Es casi imposible tratar de explicar cómo un pez de un peso promedio de 2 kg puede tener tanta potencia y presentar tanta lucha a la hora de su pesca. Finalmente me resta invitarlos a que nos acompañen en nuestras próximas pescas en este paraíso.